¿Huellas o Cicatrices?

A lo largo de nuestro existir, recibimos experiencias que nos dejan huellas y también cicatrices.

Existe una diferencia importante entre ambas; las cicatrices son las marcas que quedan en nuestra piel o en nuestra alma después de una herida; la cual son producto del dolor y de circunstancias que no esperábamos recibir pero que de igual manera llegaron a nuestras vidas.

Las huellas tienen una connotación diferente al ser producto de efectos positivos que permitan que un ser humano los adopte en su caminar. Son esas marcas en la piel y en el alma procedente del amor y la entrega.

Las heridas con mucho empeño, tiempo y fe, sanan; se vuelven cicatrices, desarrollando en ti una fuerza impresionante. Un proceso necesario de cumplir, que te deja importantes lecciones, que son tuyos y del superviviente que eres.

Jesús al dar la vida por nosotros, lleva en su cuerpo las cicatrices de la prueba más difícil de enfrentar, y que resultado de ella nos dio la vida eterna. También encontrarás que dejó huellas en sus seguidores, siendo el hombre que cambio la era en un antes y en un después en la historia de la humanidad (Isaías 53:5; Mateo 7:28; 1 Pedro 2:24).

Inevitablemente las huellas o cicatrices llegarán a nuestra vida sin importar lo que hagamos porque son parte de nuestro aprendizaje; deseo que cada una de ellas produzcan lo mejor en ti; aunque un proceso será más doloroso que otro, siéntete orgulloso de tus logros y bendice la vida de las personas que te dejaron las unas como las otras porque fueron el instrumento que necesitabas para crecer.

En vista que estamos destinados a generar huellas o cicatrices en la vida de otros; en nuestras manos está el elegir qué queremos dejar en los demás, y tal y como lo escribió Jorge Luis Borges: “cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevaron mucho, pero no habrá de lo que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad”.

¡Tú decides que dejar!

Footprints or Scars?

Throughout our existence, we receive experiences that leave us traces and scars.

There is an important difference between the two; scars are the marks that remain on our skin or on our soul after a wound; which are the product of pain and circumstances that we did not expect to receive but that also came to our lives.

The footprints have a different connotation as they are the product of positive effects that allow a human being to adopt them as they walk. They are those marks on the skin and in the soul from love and dedication.

Wounds with much effort, time, and faith, heal; they become scars, developing in your impressive strength. A necessary process to fulfill, which leaves you with important lessons, which are yours and the survivor that you are.

When Jesus gave his life for us, he bears in his body the scars of the most difficult trial to face, and what result of it gave us eternal life. You will also find that he left traces in his followers, being the man who changed the era in a before and after in the history of mankind (Isaiah 53: 5; Matthew 7:28; 1 ​​Peter 2:24).

Inevitably the footprints or scars will come to our life no matter what we do because they are part of our learning; I want each of them to produce the best in you; Although one process will be more painful than another, be proud of your achievements and bless the lives of the people who left you like each other because they were the instrument you needed to grow.

Considering that we are destined to generate traces or scars in the lives of others; It is in our hands to choose what we want to leave in others, and as Jorge Luis Borges wrote: “Each person who passes through our life is unique. He always leaves a little of himself and takes a little of us. that they took a lot, but there will be nothing of which they will not leave us anything. This is the evident proof that two souls do not meet by chance”.

You decide what to leave!

10 comentarios sobre “¿Huellas o Cicatrices?

  1. Gracias Vivi, me encantó, antes era muy egoísta y no me ponia en el lugar de los demás. A veces hacemos y decimos cosas que dañan a terceros, no somos prudentes, ahora que tengo a mi bebé comprendo que debo ser cuidadosa y transmitir el mensaje correcto para dejar huella y no una herida. Bendiciones

    Le gusta a 1 persona

  2. Hermoso!!! Definitivamente todos llevamos huellas y cicatrices, pero no debemos permitir que esas circunstancias nos definan. Lo importante es superar las pruebas y sacar lo mejor de cada una de ellas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s