Ciudadanos del Mundo

La Empatía es definida como la “capacidad para reconocer y comprender a la otra persona, sin renunciar a la propia perspectiva ni pretender que la otra persona renuncie a la suya, buscando la satisfacción de los mutuos intereses. La persona comprende a los demás, ayuda, reconoce y satisface las necesidades ajenas, valora la diversidad y muestra tacto y adecuación para respetar las creencias de los demás” (Goleman).

Estando a días de concluir este año e iniciar un 2021 con muchos retos, me pregunto ¿Hemos realmente aprendido las lecciones que nos ha traído este 2020? ¿La gracia y misericordia ha estado presente en nosotros para brindarle una mano al necesitado? ¿Estamos siendo empáticos al abordar todo lo que nos ha rebasado en este año?

Cada ser humano es un ciudadano del mundo, el cual merece consideración, respeto, acceso a salud, educación, alimentación, tener un trabajo digno que le permita suplir sus necesidades y buscar la autorrealización. 

Con todas estas adversidades, me parece que tenemos mucho por hacer aún, en el tema medio ambiental necesitamos intervenir urgentemente para mitigar los efectos del calentamiento global y cambio climático; en el área humana, necesitamos replantear muchos aspectos para que las personas logren acceder a condiciones que mejoren sus situaciones actuales, temas como la seguridad, la salud, el acceso a la información, calidad de vida entre otros. Es decir, todo lo que convierte a una persona en un ciudadano (Santiago 3:17, Colosenses 3:16).

Estas preguntas me las hago porque seguramente los flujos migratorios se incrementarán en el nuevo año, todos buscando una mejor condición de vida y en generar mejores fuentes de ingreso para sus familiares. La migración es un derecho universal, por lo que esta debe velarse por que se haga de manera segura, ordenada, en la legalidad para evitar ser víctimas de abusos y perdida de la libertad.

Todos tenemos un rol que cumplir. Si eres de los afortunados que cuentan las bendiciones como salud, alimento, un techo sobre tus hombros, abrigo y trabajo; ¡Gracias a Dios por ello! Sigue haciendo tu mejor esfuerzo, contribuyendo con el fruto de tu trabajo para mejorar tus condiciones, la de tu familia, tu comunidad y tu país (Ezequiel 34:26, Salmos 24:5).  

Si eres, de los que toman decisiones, déjame decirte que tienes una enorme responsabilidad en tus manos, porque se te ha elegido el administrador de los recursos de millones de personas para que hagas un uso eficiente de esos fondos y generes calidad de vida, no únicamente para la tuya, sino que también para la de los demás (Mateo 25:14-30, Proverbios 10:6).

Y si, por el contrario, eres en los que se encuentra en el lado de la necesidad, deseo que recibas todas las oportunidades que te mereces, que salgas adelante y que tu fortaleza, fe y motivación sean cada día más sólidos para afrontar esta dificultad (Deuteronomio 28:2).

Pero a todos, incluyéndome, deseo que la gratitud, la ganas de salir adelante y de hacer nuestro mejor esfuerzo sea lo que nos motive cada día para lograr que todos seamos ciudadanos del mundo (Deuteronomio 16:17). 

Recuerda que en nuestras manos está el elegir qué es lo que queremos dejar en los demás. 

¡Tú decides que dejar! 

Citizens of the World

Empathy is defined as the “ability to recognize and understand the other person, without renouncing one’s own perspective or pretending that the other person renounces his, seeking the satisfaction of mutual interests. The person understands others, helps, recognizes and satisfies the needs of others, values ​​diversity and shows tact and adequacy to respect the beliefs of others” (Goleman).

Being days away from concluding this year and starting a 2021 with many challenges, I wonder, have we really learned the lessons that 2020 has brought us? Has grace and mercy been present in us to give a hand to the needy? Are we being empathetic when addressing everything that has passed us this year?

Every human being is a citizen of the world, who deserves consideration, respect, access to health, education, food, having a decent job that allows them to meet their needs and seek self-realization.

With all these adversities, it seems to me that we still have a lot to do, on the environmental issue we urgently need to intervene to mitigate the effects of global warming and climate change; In the human area, we need to rethink many aspects so that people can access conditions that improve their current situations, issues such as safety, health, access to information, quality of life, among others. That is, everything that makes a person a citizen (James 3:17, Colossians 3:16).

These questions I ask myself because surely the migratory flows will increase in the new year, all seeking a better life condition and generating better sources of income for their families. Migration is a universal right, so it must be ensured that it is done in a safe, orderly manner, in the law to avoid being victims of abuse and loss of freedom.

We all have a role to play. If you are one of the lucky ones who count blessings like health, food, a roof over your shoulders, shelter and work; Thank goodness for it! Keep doing your best, contributing the fruit of your work to improve your conditions, that of your family, your community, and your country (Ezekiel 34:26, Psalms 24: 5).

If you are one of those who make decisions, let me tell you that you have a huge responsibility in your hands, because you have been chosen as the administrator of the resources of millions of people so that you make efficient use of those funds and generate quality of life, not only for yours, but also for others (Matthew 25: 14-30, Proverbs 10: 6).

And if, on the contrary, you are on the side of need, I want you to receive all the opportunities you deserve, that you move forward and that your strength, faith and motivation are every day more solid to face this difficulty. (Deuteronomy 28: 2).

But to everyone, including myself, I hope that gratitude, the desire to get ahead and do our best is what motivates us every day to make us all citizens of the world (Deuteronomy 16:17).

Remember that it is in our hands to choose what we want to leave in others.

You decide what to leave!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s