18- ¿Dónde está mi estímulo?

Hola amigos escritores de su vida, hoy 18 de agosto deseo compartirles la entrada ¿Dónde está mi estímulo?

Mientras realizada algunas actividades en un día que podría ser como cualquier otro, en el sentido que la adrenalina estaría elevada por todo lo que hay que hacer en el corto plazo; me percaté que este día tenía algo especial y fue la amabilidad como la cortesía de las personas con las que interactué (Proverbios 15:13).

Me llamó la atención al principio, ya que por diversas razones entre ellas la seguridad; es cada vez más común recibir una respuesta distante y casi automática que no emiten cercanía ni calidez.

¿Cómo es que hemos perdido la conexión los unos a los otros? ¿En qué momento hemos permitido que nuestro ser se enfríe a la calidez de un buenos días, cómo puedo ayudarte, que tengas un feliz día entre tantas otras muestras de conexión e interrelación que tanta falta nos hace?

La cortesía, amabilidad, el buen trato, es algo que como seres humanos debemos mantener y valorar como a un tesoro. ¡Qué agradable es recibir ese buen trato! Nos inyecta una dosis de ánimo y estima, que nos motiva a devolverlo a quien nos lo brinda pero también a los demás.

(Colosenses 3:14)

Somos seres por naturaleza sociables, por eso me hace preguntarme: ¿Dónde está mi estímulo al recibir esas atenciones? Eso me hace pensar más a detalle sobre la definición de la palabra estímulo, que según el diccionario es una señal externa o interna capaz de causar una reacción.

Es así como ante esos estímulos que recibimos constantemente, nuestra mente, alma y ser se condiciona a reaccionar. Lastimosamente no siempre podemos obtener estímulos que fomenten el carisma, la atención, la solidaridad, la bondad y el amor al prójimo; sino que al contrario, como en una espiral emocional recibimos detonantes que nos hace ser más cautelosos, distantes, fríos y poco empáticos (Gálatas 5:22).

Casi sin darnos cuenta, seguimos patrones de las conductas que nuestros antecesores tuvieron con nuestros padres, abuelos y demás miembros de nuestras generaciones previas. Sin embargo, en nuestras manos se encuentra la decisión de detener ciertos patrones que no son saludables y comenzar a adoptar estímulos que fomenten una mejor calidad de vida con nosotros mismos y hacia los demás.

Sobre nuestras decisiones se encuentre el dejar Huellas o Cicatrices; es un proceso de trabajo consciente y constante el cambiar antiguos hábitos pero nada es imposible cuando se tiene fuerza de voluntad; y sobre todo, cuando elegimos qué dejar a los demás.

Y eso también se trata la vida, añadir las tes necesarias a esta historia, escribir cada día nuestro capítulo resaltando lo aprendido, buscando entre todo lo valioso, de buen nombre, lo honesto, la empatía; ese amor inagotable que viene de lo alto para nosotros y para los demás. Procurando que ese sea la fuente de donde viene nuestro estímulo para ser de bendición a nosotros mismos y a alguien más.

¿Dónde esta mi estímulo? esa la respuesta espero la podamos encontrar en nuestro interior y que lo que encontremos nos brinde lo que necesitamos, y si no es el caso; podamos encontrar lo que anhelamos para ser nuestra mejor versión cada día.

¡Hasta la próxima!

  1. Hola amigos escritores de su vida, hoy 18 de agosto deseo compartirles la entrada ¿Dónde está mi estímulo?
  2. Hello writer friends of your life! Today August 18 I want to share the post Where is my stimulus?

Where is my stimulus?

Hello writer friends of your life! Today August 18 I want to share the post Where is my stimulus?

While doing some activities in a day that could be like any other, in the sense that the adrenaline would be high for everything that needs to be done in the short term; I realized that this day had something special and it was the kindness as well as the courtesy of the people with whom I interacted (Proverbs 15:13).

It caught my attention at first, since for various reasons, including security; it is increasingly common to receive a distant and almost automatic response that does not emit closeness or warmth.

How is it that we have lost connection with each other? At what point have we allowed our being to cool down to the warmth of a good morning, how can I help you, have a happy day among so many other signs of connection and interrelation that we need so much?

Courtesy, kindness, good treatment, is something that as human beings we must maintain and value as a treasure. How nice it is to receive such good treatment! It injects us with a dose of encouragement and esteem, which motivates us to return it to those who give it to us, but also to others.

(Colossians 3:14)

We are naturally sociable beings, that’s why it makes me wonder: Where is my stimulus when receiving such attention? That makes me think in more detail about the definition of the word stimulus, which according to the dictionary is an external or internal signal capable of causing a reaction.

This is how before these stimuli that we constantly receive, our mind, soul and being is conditioned to react. Unfortunately we cannot always obtain stimuli that promote charisma, attention, solidarity, kindness and love for others; but on the contrary, as in an emotional spiral, we receive triggers that make us more cautious, distant, cold and not very empathetic (Galatians 5:22).

Almost without realizing it, we follow patterns of behavior that our ancestors had with our parents, grandparents and other members of our previous generations. However, in our hands is the decision to stop certain patterns that are not healthy and start adopting stimuli that promote a better quality of life with ourselves and towards others.

On our decisions is to leave Footprints or Scars; it is a conscious and constant work process to change old habits but nothing is impossible when you have willpower; and above all, when we choose what to leave to others.

And that is also what life is about, adding the necessary esteem to this story, writing our chapter every day highlighting what we have learned, searching among all that is valuable, of good name, honesty, empathy; that inexhaustible love that comes from above for us and for others. Making sure that this is the source from which our encouragement comes to be a blessing to ourselves and to someone else.

Where is my stimulus? I hope we can find that answer within ourselves and that what we find gives us what we need, and if it is not the case; we can find what we long for to be our best version every day.

Until next time!